El famoso actor Morgan Freeman se une a la ayuda de las abejas creando un santuario de 124 herctarias.

Morgan Freeman participa en el panel “Story of God” durante la parte de National Geographic de la gira de prensa de invierno de TCA el domingo 10 de febrero de 2019 en Pasadena, California (Foto de Richard Shotwell / Invision / AP)

Un actor de clase mundial, director de cine y filantropo es Morgan Freeman, quien desde el 2014  emprendio un nuevo pasatiempo y lo convirtio en su estilo de vida,; la apicultura.

La incursión de Freeman en la apicultura comenzó en 2014, cuando habló sobre su nuevo pasatiempo con Jimmy Fallon durante The Tonight Show. Freeman había incursionado en la apicultura solo un par de semanas antes de aparecer en el programa y habló sobre su experiencia con las abejas y la necesidad de preservar y salvar a las abejas silvestres para ambientes saludables.

Como parte de su entrevista, Freeman habló un poco sobre la motivación de por qué comenzó la apicultura.

“ Hay un esfuerzo concertado para traer de regreso a las abejas al planeta. No nos damos cuenta de que son la base, creo, del crecimiento del planeta, la vegetación. Tengo tantas cosas en flor y también tengo un jardinero. Debido a que ella también se ocupa de las abejas, todo lo que hace es pensar : ‘Está bien, ¿qué les gustaría tener?’, Así que tenemos acres y acres de trébol, estamos plantando cosas como lavanda, he tiene como, tal vez 140 árboles de magnolia, grandes flores ” , dijo Freeman en la entrevista con MMN”.

Freeman importó 26 colmenas de abejas de Arkansas a su rancho en Mississippi. Allí, Freeman trabaja para alimentar a las abejas con azúcar y agua y tiene ayuda para plantar árboles amigables para las abejas, lavanda, trébol, etc.

Freeman agregó que nunca usa un traje o sombrero de apicultor y que aún no lo han picado. Él solo las alimenta y no tiene intención de cosechar miel o afectar a las colmenas.

La EPA ha destacado el trastorno de colapso de colonias como la causa principal del declive de las abejas en los últimos cinco años. El continuo declive de las colonias de abejas puede llevar a una serie de problemas ecológicos y agrícolas, ya que las abejas desempeñan el papel de un polinizador clave para las plantas.

El otoño pasado, la Administración de Trump eliminó las prohibiciones del uso de los pesticidas que matan a las abejas. La prohibición impedía el uso de pesticidas neonicotinoides (neonics), que se han relacionado con la disminución de las poblaciones de abejas silvestres en todo el mundo. La combinación de estos pesticidas y cultivos transgénicos resistentes a insectos ha llevado a la muerte generalizada de colonias de abejas.

“ Nunca he usado (el sombrero de apicultor) con mis abejas. No me han picado todavía porque en este momento no estoy tratando de cosechar miel ni nada; Solo los estoy alimentando … creo que entienden, ‘Oye, no molestes a este tipo, tiene agua azucarada aquí ‘ ”, agregó.

Una investigación, publicada en la revista Science, vincula la disminución de las poblaciones de abejas a una combinación de parásitos, pesticidas y pérdida de hábitat. Si bien no hay pruebas que indiquen que las abejas se extinguirán pronto, la disminución de las poblaciones de abejas continuará teniendo efectos en la vegetación silvestre y los cultivos agrícolas de todo el mundo.