El plan de Biden para combatir el COVID-19

El presidente Joe Biden pronuncia comentarios sobre Covid-19 en el teatro The Queen en Wilmington, Delaware. (Foto de Angela Weiss / AFP) (Foto de ANGELA WEISS / AFP a través de Getty Images)

El pueblo estadounidense merece una respuesta urgente, enérgica y profesional a la creciente crisis económica y de salud pública causada por el brote de coronavirus (COVID-19). El presidente Biden cree que el gobierno federal debe actuar con rapidez y agresividad para ayudar a proteger y apoyar a nuestras familias, pequeños negocios, personal de respuesta inmediata y cuidadores, esenciales para ayudarnos a enfrentar este desafío, a los más vulnerables a la salud y a los impactos económicos, y a nuestras comunidades en general, no para culpar a otros ni rescatar a las corporaciones.

La Administración Biden-Harris siempre:

  • Escuchará a la ciencia
  • Garantizará que las decisiones de salud pública estén informadas por los profesionales de la salud pública
  • Promoverá la confianza, la transparencia, el propósito común y la rendición de cuentas en nuestro gobierno

El presidente Biden y la vicepresidenta Harris tienen un plan de siete puntos para vencer al COVID-19.

Asegurar que todos los estadounidenses tengan acceso a pruebas frecuentes, confiables y gratuitas.


  • Duplicará el número de sitios para realizar las pruebas por ventanilla.
  • Invertir en pruebas de próxima generación, incluidas pruebas en el hogar y pruebas instantáneas, para que podamos ampliar nuestra capacidad de pruebas, en un orden de magnitud.
  • Establecerá una Junta de Pruebas de la Pandemia similar a la Junta de Producción de Guerra de Roosevelt. Así produjimos tanques, aviones, uniformes y suministros en un tiempo récord, y de esa manera produciremos y distribuiremos decenas de millones de pruebas.
  • Establecerá un Cuerpo de Empleos de Salud Pública en los Estados Unidos para movilizar al menos a 100,000 personas en todo el país, con el apoyo de organizaciones locales de confianza en las comunidades más en riesgo, con el fin de implementar estrategias culturalmente competentes para el rastreo de contactos y la protección de las poblaciones en riesgo.

Solucionar los problemas con el equipo de protección personal (EPP) definitivamente.

  • El presidente Joe Biden está asumiendo la responsabilidad y dando a los estados, ciudades, tribus y territorios los suministros críticos que necesitan.
  • Utilizará totalmente la Ley de Producción de Defensa para aumentar la producción de mascarillas, protectores faciales y otros EPP para que la oferta nacional de equipos de protección personal supere la demanda y nuestras tiendas y reservas se repongan por completo, especialmente en las zonas afectadas que atienden a poblaciones desproporcionadamente vulnerables.
  • Trabajará inmediatamente para desarrollar una capacidad de manufactura flexible en el futuro en los Estados Unidos, con el fin de garantizar que no dependamos de otros países en una crisis.
Ofrecer una orientación clara, coherente y basada en la evidencia sobre cómo las comunidades deben lidiar con la pandemia y los recursos para que las escuelas, los pequeños negocios y las familias salgan adelante.
  • El distanciamiento social no es un interruptor de luz. Es un indicador. El presidente Biden ordenará a los CDC para que provean orientación específica basada en la evidencia sobre cómo subir o bajar el indicador en relación con el nivel de riesgo y el grado de propagación viral en una comunidad, incluyendo cuándo abrir o cerrar ciertos negocios, bares, restaurantes y otros espacios; cuándo abrir o cerrar escuelas, y qué pasos deben tomar para que las aulas y las instalaciones sean seguras; restricciones apropiadas sobre el tamaño de las reuniones; cuándo emitir restricciones de quedarse en casa.
  • Establecerá un fondo renovable para los gobiernos estatales y locales para ayudar a prevenir las deficiencias presupuestarias, que pueden hacer que los estados se enfrenten a fuertes recortes a los maestros y el personal de respuesta inmediata.
  • Pedirá al Congreso que apruebe ayuda de emergencia para asegurar que las escuelas tengan los recursos adicionales que necesitan para adaptarse eficazmente al COVID-19.
  • Proveerá un “paquete de reinicio” que ayude a los pequeños negocios a cubrir los costos para operar de forma segura, incluyendo cosas como el plexiglás y el EPP.

“ESTO NO SE TRATA DE POLÍTICA, SE TRATA DE SALVAR VIDAS.”

JOE BIDEN, 16 DE SEPTIEMBRE DE 2020

Según el presidente de EE.UU., la campaña masiva de vacunación en verano crea condiciones para regresar a la normalidad.

El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, auguró este martes que su país podrá volver a una “cierta normalidad” la próxima Navidad, eso sí, después de recibir vacunas suficientes para toda la población en el verano.

El mandatario en un acto con votantes en Milwaukee, Wisconsin afirmó que “para la próxima Navidad creo que estaremos en una situación muy diferente, si Dios quiere, a la que estamos hoy”.

“Dentro de un año, creo que habrá un número significativamente menor de personas que tendrán que hacer distanciamiento social, que tendrán que usar mascarillas; pero no lo sabemos, así que no quiero prometer nada”, puntualizó.

El presidente estadounidense hizo este pronóstico después de anunciar que a finales de julio habrá vacunas disponibles para todas las personas que residen en el país.

Para apoyar ese planteamiento, argumentó: “para fines de julio tendremos más de 600 millones de dosis, suficientes para vacunar a todos los estadounidenses”, aseguró Biden. 

Las declaraciones de Biden llegaron en ocasión de la presentación de un nuevo rescate económico de 1,9 billones de dólares.

Durante el acto, centrado en la pandemia de la Covid-19 y su estrategia para hacerle frente, Biden abordó temas como la apertura de escuelas, pero también habló sobre la amenaza de la ultraderecha o de las desigualdades raciales.

Agregar un comentario

Su dirección de correo no se hará público. Los campos requeridos están marcados *